• ¡Bienvenidos al Slow-Food!

Slow Food - Gastroidea.com (Fuente: Panarrofoods.com)

Hoy nos gustaría hablaros acerca del Slow Food (‘comida lenta’ o ‘comer con atención’), el increíble proyecto y movimiento que creó Carlo Petrini en 1986. Más que un simple movimiento gastronómico que quiere dar jaque a la tan conocida fast food (‘comida rápida’), el Slow Food pretende añadir el factor ético a la cuestión de la alimentación, del comer y del placer. Muchas son ya las asociaciones locales –convivias– que se han creado en diferentes países todas con un objetivo claro: otorgar responsabilidad al placer de comer y hacerlo sostenible con nuestra naturaleza.

Slowfood - Gastroidea.comPara alcanzar esa sostenibilidad el Slow Food no sólo establece una actitud respecto al cultivo y producción de alimentos o a la forma de comerlos sino que también hace especial hincapié en una forma de vida lenta y consciente. Para alcanzar tal consciencia el Slow Food impulsa el interés por lo que se come, por su origen, por cómo se cultiva, por su sabor, por aquello que es autóctono y local y por todas aquellas actividades que preservan la vida auténtica de un lugar y, sobre todo, conocer cómo nuestra elección sobre lo que comemos afecta o no al resto del mundo.

En esta línea los principios básicos que el Slow Food utiliza para valorar un alimento son: bueno, limpio y justo, o dicho de otro modo sostenible (lee aquí nuestro artículo sobre la sostenibilidad). Un alimento tiene que ser sabroso y rico, su producción no tiene que perjudicar al medio ambiente y su precio ha de ser accesible al consumidor y justo para su productor. Además de estos principios también cuentan con unos objetivos muy interesantes que impulsan en sus asociaciones y que éstas a su vez intentan llevar al público a través de eventos regionales o locales. Para nosotros dos de los más importantes son la protección de la biodiversidad y la educación del gusto que ofrece a consumidores de todas las edades.

La educación del gusto en especial nos produce mucha curiosidad ya que se trata de laboratorios en los que los participantes prueban alimentos mientras reciben explicaciones y aclaraciones por parte de los productores. Por otro lado ya hay países que están desarrollando un proyecto junto a sus gobiernos para llevar a las aulas de los colegios este tipo de actividades y seminarios que ayudarán a los niños a conocer la alimentación local y la importancia de la sostenibilidad en su obtención. Una de las actividades que realizan para trabajar los tres principios básicos del Slow Food y de la que nosotros somos muy fans, es el huerto en la escuela y es que consideramos que no hay nada como practicar la horticultura para entenderla.

Aunque todavía no es popularmente conocido, el movimiento Slow Food en España se va integrando poco a poco y cada vez son más los lugares y eventos que se desarrollan en torno a este fenómeno gastronómico, ético y cultural. El más importante a nivel nacional es el conocido Algusto, Saber y Sabor de Bilbao, la gran feria bienal del Slow Food en la que podemos encontrar un mercado, una enoteca, teatros y laboratorios del gusto, conferencias y cenas siguiendo su característica filosofía sobre el gusto, el placer y la sostenibilidad.

Una pregunta… ¿Eres un auténtico Slowfooder?

No hay término medio, o eso o engulles como los trogloditas. Y es así porque no se concibe el disfrute del comer sin la atención y la calma necesarias para paladear, saborear y sentir los alimentos… ¿Troglodita o Slowfooder? ¡Comenta más abajo con cuál de ellos te identificas más!

¡Por favor ayúdanos a llegar a más gente dándole al Me Gusta y compartiendo en tu red social! ¡Gracias!

Fuentes:

Publicaciones relacionadas:

Compártelo con tus amigos:
Publicado en Sostenibilidad y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.